Saturday, June 20, 2009

Te nos vas de nuevo

Con el cielo en tus narices, atorado patas arriba. Una palabra basta para darle una vuelta al mundo y regresar a la normalidad a la que te has acostumbrado, pero el pronunciarla es solo el principio, hace falta entenderla, decirla con pleno conocimiento de su significado y de lo que realmente trata de decir entre líneas. ¿Puedes hacer eso, encontrar la esencia de una palabra que salvará tu vida, o que en todo caso la enderezará un poquito? ¿O es más cuestiones de 'querer' antes que de 'poder'? ¿Quieres volver a lo anterior? Tan solo dilo.

Pensar antes de actuar, y a veces simplemente pensar.

2 comments:

  1. ¿Por qué a veces cuando la temida pero al final necesaria rutina se quiebra, todo en tu mundo decae?

    Me encanta como escribes. Saludos.

    ReplyDelete
  2. Tal vez al estar acostumbrados a una rutina nos vuelve dependientes de ella, y por eso nos es difícil mantener un equilibrio sin un soporte "temido y necesario" como dices.

    Gracias por el comentario :)

    ReplyDelete

Estas son las crónicas de un soñador empedernido que ha encontrado el significado último de las cosas por venir y que decide compartir su finito conocimiento para el bien de quien decida usarlo, si primero descubre cómo y en el tiempo suficiente como para que le sea útil. El único aviso es el siguiente: ¿De qué sirve mirar el futuro cuando el presente lo determina, y este, a su vez, es determinado por el pasado?