Wednesday, April 29, 2009

Bajo tierra


Suaves toques a lo largo de su espalda con cada uno de los dedos, y besos acaramelados por el cuello cual manjar irrestible son los últimos recuerdos en la mente de una lombriz de tierra que alguna vez fue humano y que ahora no hace más que arrastrarse en busca de comida. Hoy se siente orgullosa de haber amado, y mañana tendrá el placer de acurrucarse junto a su amor verdadero, un guante de jardinero. Rojo, específicamente.

Nada mejor que un sueño cumplido luego de uno destruido.

Saturday, April 25, 2009

Paranoia urbana


Tu corazón palpita desesperadamente recordándote dónde te encuentras y qué has ido a hacer ahí, un recordatorio adicional al cadáver del viejo que te observa con ojos asustados desde las escaleras hacia el segundo piso. Las llaves del auto, debajo del cuerpo, son engullidas por la sangre que se desliza en silencio y sin aparente descanso. Sabes que acercarte y cogerlas es cuestión de segundos, pero el líquido carmesí que adorna el suelo te traicionará si pones un solo pie sobre él, lo cual es inevitable, y el estar tan al tanto de esto no puede más que añadirse a la ya creciente frustración que te impide pensar claramente. Sin embargo, tal vez en un arranque ansioso por ver todo esto terminado, sales de la mesa sin considerar las consecuencias, resbalas con la sangre, te incorporás luego de un encuentro inapacible con el suelo, recoges las llaves, corres hacias las escaleras, llegas al segundo piso, sacas al bebé de la cuna y escapas. O lo intentas hasta encontrarte cara a cara con una bala bien intencionada. Esto de los secuestros definitivamente no es lo tuyo.

El plan no es lo que falla, sino su mala ejecución.

Tuesday, April 21, 2009

Arboleda de la desilusión


De seguro ya pensaba en los inocentes que arrastraría consigo, solo si las cosas no resultaban como lo tenía planeado, pero la duda carcomía sus entrañas y moriría en mayor sufrimiento si no confirmaba sus sospechas. Despegó sin problemas, tal y como se esperaba que lo hiciese, pero en el camino ya no pudo contener la culpa y avisó a los pasajeros que haría una parada "de emergencia", como la llamó él, solo por unos minutos, quizás hasta ni aterrizaría. Con las quejas en su espalda, inclinó el avión e inició el precipitado descenso, temeroso y hasta seguro de que este sería su último vuelo, ya fuese por pérdida de su licencia o de su vida. Faltando pocos metros para lo que parecía ser un choque inminente, pudo verla a la distancia, corriendo hacia los árboles con una energía que nunca creyó existente en ella; se veía feliz. Ahora sin dudas, incorporó el avión justo a tiempo para evitar el abrupto término de las vidas de centenas de pasajeros, pero no previó que su velocidad lo llevaría contra los árboles que se acercaban demasiado rápido. Manejó con la habilidad por la que era conocido, evitó que su avión perdiera las alas, pero desde hacía un buen rato sabía que volaba muy bajo, sabía que podía seguir evitándolo por unos minutos más, pero el fin que les esperaba era inevitable. Recordándola una vez más, en su felicidad, cerró los ojos y estrelló el avión en un lago cercano. Un niño de la zona vio esto y corrió al pueblo a despertar a los vecinos gritando: "¡Diosito lindo nos mandó un ángel!" No hubo sobrevivientes.

Una cara bonita puede causar accidentes.

Friday, April 17, 2009

Al vuelo


Es un deslizamiento sobre ruedas particularmente especial, dado que conductora y copiloto no aguantan el furor del momento y lo coronan con un apetitoso beso. La intensidad de la fuga se mezcla con la excitación que llevan conteniendo en sus cuerpos por demasiado tiempo, y es cuestión de que el otro diga las palabras o inicié el acto para perderse en abrazos y caricias pasionales, pero ninguno lo hace, y ambos saben por qué. Ella, aún prendida de los labios de él, maniobra el volante de izquierda a derecha sin disminuir la velocidad en repetidos y frenéticos intentos de evitar chocar con los obstáculos que se le van poniendo enfrente, en su camino hacia la libertad. Pronto el complejo que los mantenía prisioneros no es más que una mancha en el espejo retrovisor.

El deseo pudo más esta vez.

Monday, April 13, 2009

Novilunio desfasado


Deja que el canto de los lobos dé inicio a lo que será la sucesión divergente de vuelos nocturnos, y no temas, abre los ojos como pocos pueden hacerlo y permítete surcar los cielos con ayuda de tus sueños. Nunca es tarde para desear una vida mejor, una vida de la que te sientas dueño y por la cual valga la pena sonreír. 

Siempre hay tiempo para dormir bajo la luna.
Estas son las crónicas de un soñador empedernido que ha encontrado el significado último de las cosas por venir y que decide compartir su finito conocimiento para el bien de quien decida usarlo, si primero descubre cómo y en el tiempo suficiente como para que le sea útil. El único aviso es el siguiente: ¿De qué sirve mirar el futuro cuando el presente lo determina, y este, a su vez, es determinado por el pasado?