Wednesday, April 29, 2009

Bajo tierra


Suaves toques a lo largo de su espalda con cada uno de los dedos, y besos acaramelados por el cuello cual manjar irrestible son los últimos recuerdos en la mente de una lombriz de tierra que alguna vez fue humano y que ahora no hace más que arrastrarse en busca de comida. Hoy se siente orgullosa de haber amado, y mañana tendrá el placer de acurrucarse junto a su amor verdadero, un guante de jardinero. Rojo, específicamente.

Nada mejor que un sueño cumplido luego de uno destruido.

No comments:

Post a Comment

Estas son las crónicas de un soñador empedernido que ha encontrado el significado último de las cosas por venir y que decide compartir su finito conocimiento para el bien de quien decida usarlo, si primero descubre cómo y en el tiempo suficiente como para que le sea útil. El único aviso es el siguiente: ¿De qué sirve mirar el futuro cuando el presente lo determina, y este, a su vez, es determinado por el pasado?